Coincidiendo con la reciente muerte del líder cubano Fidel Castro, recordamos un incidente que conmovió al mundo hace algo más de cincuenta años.

pulso-khruschev-kennedy

RELACIONES EXTERIORES

La alianza con la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), la oposición y enemistad de los EUA, el propósito de actuar de base para otros movimientos revolucionarios de América Latina, marcaron las relaciones exteriores del Régimen Cubano, reafirmando, de esta forma, que los EUA mantuviesen el bloqueo contra Cuba. Esta alianza fue calificada por los estadounidenses como base del imperalismo soviético, chino y de la agitación comunista internacional.

Los gobiernos latinoamericanos consideraban el Régimen castrista como una potencial amenaza. No obstante, gran parte de la opinión pública de estos países consideraban a Castro hérore revolucionario.

En el año 1962 finalmente, en la Conferencia Internacional de la Punta del Este, los EUA consiguieron la expulsión de Cuba de la Organización de Estados Americanos.

LA GUERRILLA ANTICASTRISTA CUBANA

Entre 1961 y 1965 Cuba vivió en un estado de guerra civil, raíz de la guerrilla contra el Régimen de Castro. Con tal de impedir que los campesinos apoyasen a los guerrilleros, el Gobierno trasladó cientos de pueblos desde el centro del país hasta la parte occidental de Cuba.

Fidel Castro, en su emotivo discurso de la festividad del 26 de julio del año 1965 anunció que había existencia de bandas contrarrevolucionarias, según él, desde 1961.

MISILES EN CUBA

El 16 de octubre, día que empezó la Crisis de los Misiles, no se sabía qué era lo que exactamente estaba ocurriendo en San Cristóbal. Después del día 11 de setiembre de 1962, donde el gobierno soviético afirmó públicamente que no había la necesidad de transferir misiles soviéticos a Cuba, las fotografías tomadas por los EUA mostraban presencia de bases que se estaban instalando, pero que aún no estaban a punto de ser utilizadas. Por eso, muchos de los alto cargos que acompañaban al presidente de los EE.UU, J.F.Kennedy, propusieron mandar bombardear las posiciones.

ab36b44dd71

El hermano de Kennedy, Robert, le pasó a su hermano una nota que decía: Ahora sé lo que sintió Tojo cuando estaba planeando lo de Pearl Harbour.

Nuevas fotografías al día siguiente mostraban otras instalaciones con entre 16 y 32 misiles operativos en tan solo una semana. Al cabo de veinticuatro horas, los técnicos de inteligencia hallaron que la Unión Soviética llevaba una carga nuclear y apuntaban directamente a ciudades de los Estados Unidos.

2cdcfc257

El presidente Kennedy pensó que la mejor forma de actuar era el bloqueo, ya que un ataque militar por parte de ellos daría como consecuencia una respuesta soviética.

“Vinieron técnicos, con sus mapas y punteros, y nos dijeron que, si observábamos con atención, veríamos que se estaba construyendo una base de misiles en un campo próximo a San Cristóbal, Cuba”.

Robert F.Kennedy

LOS ÚLTIMOS DÍAS

Se veía como única salida el ataque militar, pero gracias a la intervención del representante de los Estados Unidos en las Naciones Unidas, Adlai Stevenson, este fue descartado. Lo que pretendía Adlai era proponer un intercambio: la Unión Soviética retiraría los misiles de Cuba y los Estados Unidos retiraría los misiles Saturno en Turquía e Italia, además de la retirada de Guantánamo.

Poco después se recibió una emotiva carta por parte de Kruschev; reflexionaba sobre el valor de las vidas humanas, hecho apoyado por el periodista de ABC, John Scall. En ese mensaje se acordaba la retirada de los misiles de Cuba a cambio del levantamiento del bloqueo controlado por las Naciones Unidas, pero también la promesa de no invadir la isla cubana.

El presidente Kennedy y el secretario de Estado Rusk acordaron que Robert F. Kennedy se entrevistaría con el embajador de la URSS en Washington. Se acordó la retirada de misiles Saturno, consiguiendo que ambas potencias mundiales quedasen como ganadoras frente a los ciudadanos, terminando de esa forma con la crisis de los misiles en Cuba.

crisis_misiles_1

EL EXILIO CUBANO

A mediados de abril del año 1963, José Miró Cardona, presidente del Consejo Revolucionario Cubano (CRC), publicó un manifiesto contra Kennedy por no cumplir las promesas de liberar Cuba de la fuerza militar. El 30 de abril, el Gobierno de los EUA retiró la ayuda económica al CRC. El Gobierno estadounidense mantuvo el embargo contra Cuba, pero tomó medidas para evitar que el territorio de los EUA sirviese de base para ataques a la isla.

A PUNTO DE CAER EN UN ABISMO

Como conclusión podemos decir que gracias al speechwriter (escritor de discursos) Sorensen, el mundo no cayó en un abismo de una guerra nuclear. Sorensen sirvió como ejemplo de la importancia del lenguaje en una crisis diplomática; la vinculación de la política y los medios de comunicación.

Tal como escribió Robert F. Kennedy en su carta del día 28 de octubre a Kruschev:

“Nuestros países tienen grandes tareas sin terminar, y sé que su pueblo, lo mismo que el de los Estados Unidos, no pide más que poder continuarlas, sin miedo a la guerra”.

Robert Kennedy

Afirma con esto, la voluntad de acabar con la proliferación del armamento nuclear de ambas potencias.

La crisis de los misiles de Cuba mantuvo al mundo durante unos días al borde del abismo, más cerca que nunca de una confrontación nuclear de consecuencias apocalípticas. Medio siglo después nos preguntamos si esa situación podría volver a repetirse y vemos que en el horizonte hay amenazas suficientes como para no estar seguros del todo de que esa crisis fuese la última. Si no, podríamos pensar, con Albert Einstein que

“No sé como será la tercera guerra mundial, sólo se que la cuarta será con piedras y lanzas”

Stefany Valle, 1º de Bachillerato

Leave a Reply

Your email address will not be published.